Capital Software Blog

10 señales de que tu empresa necesita un ERP

10 señales de que tu empresa necesita un ERP

Un software ERP (Enterprise Resource Planning) es un sistema de planificación de recursos empresariales que automatiza los procesos y procedimientos que tiene una empresa. Actualmente se han vuelto muy necesarios para lograr un crecimiento rápido, controlado y eficiente, que no se consigue solamente con hojas de cálculo. Brinda información más precisa que sirve de apoyo en la toma de decisiones, haciendo más productivas las labores de todos. Te dejamos con 10 señales de que tu empresa necesita uno:

1. No cuentas con procesos centralizados

Si tus empleados usan un software distinto en cada departamento, es probable que el flujo de comunicación sea más lento de lo que piensan. Al utilizar distintas herramientas aumenta el riesgo de perder información al tratar de pasarla de una a otra, lo que genera información menos precisa y entorpece la toma de decisiones. Un ERP obtiene datos de todos los departamentos, a los que cada miembro puede acceder cuando lo necesite.

2. Tu empresa está creciendo rápido

¿Puedes administrar tu empresa con el sistema actual? Es una buena pregunta que te debes hacer si ya te diste cuenta que estás dejando de ser un negocio pequeño. Gestionar la información usando hojas de cálculo no es nada del otro mundo si estás comenzando, pero a medida que cumples tus metas y creces se vuelve muy ineficiente.

3. La información que necesitas no la obtienes en tiempo y forma

Puede que tengas una empresa que administra muchos datos en hojas de cálculo que requieren actualizaciones y monitoreo constante, sobre todo para lo que es del día a día como los pedidos que hacen tus clientes. En un formato así es muy difícil que puedas ver cuando quieras esa información, en cambio mediante un ERP tienes todo en un mismo lugar y disponible en cualquier momento que lo necesites.

4. Sufres con la contabilidad

La contabilidad de todo negocio sufre cuando éste comienza a crecer, y es la primera que puede beneficiarse de un ERP. En cuestión de segundos realiza operaciones que a una persona le pueden tomar horas. Te ahorras mucho tiempo al momento de generar reportes financieros, además, ya no tendrás que seguir viviendo la pesadilla de tener las facturas en papel.

5. Tus clientes están cada vez más insatisfechos

Llevar el control de un inventario no es cosa fácil, y menos cuando tu empresa está creciendo. Se llegan a cometer muchos errores y los clientes no reciben lo que esperaban, haciendo que tu negocio tenga una mala imagen. El motivo principal es la mala comunicación entre los departamentos correspondientes, ya sea que no estén al tanto de los productos disponibles o que los precios no sean precisos. Todo es más sencillo si se puede encontrar en un mismo lugar, que es una ventaja de los ERP.

6. Estás pagando más de un sistema para tu empresa

Uno para ventas, otro para contabilidad, otro para inventario… ¿No es muy costoso? Puede que en su momento te haya servido pagar por algo en específico para cada departamento de tu empresa, pero a largo plazo no es conveniente. Un ERP tiene todo eso un mismo lugar, haciendo más práctico consultar datos entre cada módulo del sistema, reducir costos de hardware o no tener que emplear más personal.

7. No cuentas con información estratégica

La información es la base de cualquiera de tus decisiones. Te permite conseguir oportunidades de negocio si la usas correctamente, y sobre todo en el momento oportuno. No tener acceso a un sistema que tenga todos los datos en un mismo lugar vuelve complicada la tarea de armar información estratégica, entorpeciendo tu trabajo cuando necesitas tomar una decisión importante. Otra maravilla de los ERP es que puedes contar con información actualizada y confiable de cada uno de los departamentos de tu empresa.

8. Es complicado llevar el control de la producción

Un software ERP te permite realizar un seguimiento de cada uno de los procesos de producción, desde la obtención de la materia prima hasta la fabricación de cada producto, y su posterior venta al cliente. No te perderás nada importante que pase en tu empresa.

9. La información de tu empresa no está segura

Puede que hayas pasado por malos momentos en los que alguno de tus empleados tiene acceso a información confidencial y te perjudica cuando cae en manos equivocadas. Suele pasar cuando no cuentas con un sistema de roles, así como puedes hacer en un ERP. Cada usuario tiene acceso solamente a módulos del sistema que se consideren necesarios para sus labores, restringiendo su acceso de todo lo demás. De esta manera el robo de información o la pérdida de datos se reduce drásticamente.

10. Necesitas trabajar desde cualquier lugar

Muchas personas prefieren trabajar de forma remota y un ERP les da la oportunidad de hacerlo. Para las empresas no se vuelve necesario contar con mucho espacio en sus oficinas si una parte de sus empleados está haciendo sus tareas desde el hogar. Tú también podrás estar al día de lo que pasa en tu negocio mientras tengas un dispositivo para acceder. Imagina la facilidad de leer informes sobre lo que necesites, y no tener que preocuparte de correr hasta tu oficina para poder hacerlo, ¿Encontraste más de una razón para tener un ERP? Si es así, es momento de conseguir uno.

Tabla de Contenido

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin